A continuación puedes leer más sobre el Comité de Ética Asistencial de Ilunion Sociosanitario:

Comité de Ética Asistencial

El sector de la atención a las personas mayores y en situación de dependencia suele plantear muchos dilemas éticos a los profesionales que trabajan en él. En la gran mayoría de los casos, estos dilemas pueden resolverse simplemente anteponiendo el bien de la persona atendida frente a cualquier otro. No obstante, Ilunion, consciente de la necesidad de articular las actuaciones de sus profesionales del sector sociosanitario frente a los dilemas éticos que pudiesen ocasionar las situaciones vividas por los residentes y/o usuarios en sus centros, comenzó a desarrollar durante el año 2012 acciones encaminadas a la constitución del Comité de Ética Asistencial (CEA). Así, tras la creación del Reglamento de Régimen Interno y el Código de Ética del CEA, el 26 de septiembre de 2012 el Comité de Ética celebró su primera reunión y elaboró el acta de aprobación de la constitución del CEA, así como el código ético del área de Atención a la Dependencia y su reglamento interno de funcionamiento.

El Comité de Ética Asistencial está formado por trabajadores de los centros y/o servicios de Ilunion Sociosanitario y expertos externos en asesoramiento legal y ético. Asimismo, colabora con este Comité de Ética la Cátedra Ethos, de la Universidad Ramón Llull de Barcelona.

El CEA es actualmente un proyecto vivo que responde a las necesidades de los centros residenciales y centros de día de Parla (Madrid); Baena (Andalucía); Villarobledo, La Solana, Sonseca, Maranchon (Castilla La Mancha); Calasparra (Murcia); el servicio de teleasistencia en Madrid, Málaga, Cádiz y Murcia, así como los Servicios Centrales de Ilunion Sociosanitario.

Responsabilidad y compromiso social

Para desarrollar sus objetivos, el Comité de Ética Asistencial de Ilunion Sociosanitario analiza los casos de atención especializada sobre los que se le solicita asesoramiento, elabora los informes y recomendaciones correspondientes y se encarga de proponer protocolos de actuación o documentos de recomendación para las situaciones en las que surgen dilemas éticos.

Asimismo, el CEA colabora en la formación en ética asistencial de las y los profesionales que intervienen en este ámbito en cada centro, e informa a los miembros del comité de las actividades sobre ética que se organicen.

El código ético del CEA es el documento que define los criterios y pautas de actuación que deben regir las intervenciones de los profesionales de Ilunion en sus centros para mayores. A tal fin se plantea criterios y pautas en cinco apartados específicos en relación con la persona usuaria: los profesionales, la organización, el entorno social y familiar, así como con los organismos públicos, privados y administraciones.

Espacios de Reflexión Ética en el CEA

En el sector sociosanitario de Ilunion, se plantea que el CEA sea un instrumento ágil y de fácil acceso a sus profesionales. Con ese objetivo se han desarrollado estrategias de participación mediante la creación de Espacios de Reflexión Ética en los centros que permiten acercar el CEA a los profesionales convirtiendo al comité, además de en una herramienta de deliberación dilemática de casos, en un espacio en constante diálogo con los centros, para lo cual se ha formado a los profesionales de los propios centros y servicios que componen los espacios de reflexión ética. De este modo, se desarrollan reuniones para el debate y presentación de casos, así como para contrastar aquellas informaciones que el CEA considera oportunas para el desarrollo de recomendaciones.

Los Espacios de Reflexión Ética participan en las reuniones del CEA por videoconferencia, potenciando que el Comité de Ética de Ilunion Sociosanitario sea un órgano vivo, que se alimenta tanto de la realidad cotidiana de los centros como de la vida diaria de sus usuarios y profesionales.

Principios éticos y valores esenciales del sector Socio Sanitario de Ilunion

Los principios éticos que definen las acciones de acompañamiento por parte de los profesionales del área de Atención a la Dependencia de Ilunion son:

  • El principio de respeto y promoción de la autonomía personal, que compromete a potenciar la toma de decisión por parte de las personas atendidas, siempre que tengan capacidad para decidir con autonomía moral. A tal efecto, se fomenta la participación de la persona en los mecanismos de toma de decisión sobre los aspectos de su proyecto vital, delegando en la familia o en su red de representación, tutela, etc., cuando su capacidad de autonomía se encuentra mermada.
  • El principio de no maleficencia, que expresa el deber de abstenerse intencionadamente de realizar acciones que puedan causar daño o perjudicar a otros. Dicho principio exige un desarrollo de la virtud de la prudencia y una capacidad de anticipar los problemas o males que se pueden derivar de una actuación.
  • El principio de beneficencia, para que prevalezca el beneficio sobre el perjuicio. Va de la mano con el principio anterior y se refiere a la obligación de actuar en beneficio del otro, respetando y promoviendo sus legítimos intereses y evitando cualquier daño o perjuicio. Requiere buscar, por encima de todo, el bien de la persona atendida. Según este principio, el profesional tiene el deber de actuar buscando el bien y la calidad de vida del residente en todos los planos: salud y bienestar personal y físico, bienestar emocional, y desarrollo social y espiritual.
  • El principio de justicia según el cual se desarrolla la equidad que debe regular la vida cotidiana de los centros y servicios. Este principio exige evitar toda forma de discriminación y tratar a cada uno como corresponde, con la finalidad de disminuir las situaciones de desigualdad ideológica, social, cultural, económica, física, sexual, etc.

Los cuatro principios enunciados permiten potenciar una actividad profesional ética destinada a fomentar y desarrollar la dignidad de la persona, así como a trabajar los valores esenciales del sector sociosanitario de Ilunion.